Charca de Cardoso de la Sierra

El sábado, 21 de julio, ha sido el gran día.

Desde el grupo Guadalajara WWF llevábamos ya algún tiempo buscando un lugar ideal para ubicar nuestra charca. Después de  varios intentos  en otros lugares en El Cardoso de la Sierra nos dieron el visto bueno y toda  la colaboración que cualquiera pudiera desear.

Pero, aunque mucha gente se preguntará si realmente es necesario construir charcas cuando las hay por todas partes, y además que sean para anfibios cuando ranas y sapos parece que son abundantes e incluso molestas y a muchos les dan asco, nuestro punto de vista es distinto. Los anfibios constituyen el grupo animal más amenazado del planeta. De hecho, un tercio de  las especies de anfibios están amenazadas en mayor o menor medida y las causas son diversas:  unas veces es por la destrucción de su hábitat, y otras por los cambios en el clima, por infecciones por hongos, por atropellos o por la desaparición de pequeñas charcas temporales en las cuales  se acumula el agua unas pocas semanas  y eso sería suficiente para su reproducción.

Centrándonos en el caso concreto de El Cardoso de la Sierra, había una población de Ranita de San Antonio (Hyla arborea)  que había  desaparecido por  la construcción de una nave, a partir de ahí nuestro objetivo estaba claro:  recuperar el hábitat necesario para que  la ranita pudiera reproducirse y para ello necesitábamos construir una charca para sustituir a la desaparecida.

Nos pusimos manos a la obra tanto WWF España como el Grupo Guadalajara de WWF y ahí es donde nos encontramos con una sorpresa:  la gente del pueblo no sólo veía bien la iniciativa

sino que, además, querían colaborar, y colaboraron, se involucraron en el proyecto y fueron una parte muy importante en él (gracias a todos). Solo hay que ver las fotos para darse cuenta de ello.

Los niños han disfrutado como enanos y han colaborado tanto como los mayores, pero lo más importante es que a la vez que se han divertido han aprendido sobre anfibios y porqué es importante su recuperación, sobre construcción de charcas y sobre el trabajo en equipo y la colaboración para conseguir un objetivo. Gracias a su ayuda hemos conseguido trasladar y colocar las piedras que luego nos han servido para naturalizar y afianzar la charca para que sus paredes no se vengan abajo con las lluvias, y sembrar algunas plantas para acelerar la naturalización del entorno y esa colonización que buscamos.

Una vez construida la charca, y naturalizada con piedras y plantas, se llenó con agua, y se pondrá una valla para evitar que entren grandes animales como vacas o jabalíes que hay por la zona. Ahora ya pueden llegar los colonizadores, a ver si hay suerte y  la ranita de san Antonio comparte hábitat con otros anfibios.

Muchas gracias también al agente medioambiental de la zona de Cardoso de la Sierra que estuvo pendiente de nosotros toda la mañana  y que estará vigilando la charca, al retén de incendios de Montes Claros, y al ayuntamiento por creer en la necesidad de conservar y recuperar a los anfibios.

Además, han participado voluntarios del Grupo de Guadalajara de WWF España, voluntarios de Guadalajara, de El Cardoso de la Sierra y de Madrid.

Cardoso de la Sierra (12)

También os dejamos aquí un enlace para que os descarguéis la “Guía de iniciativas locales para anfibios” editada por WWF España: http://www.wwf.es/que_hacemos/especies/?24860/publicamos-una-gua-para-que-todas-las-ranas-encuentren-su-charca

Y ya sabéis, ¡construir charcas constituyen pequeños proyectos para un gran beneficio!

Para ver todas las fotos haz clic aquí.