Plantación en RED

Los bosques en España ocupan menos de la cuarta parte de la superficie del territorio nacional, y apenas un tercio de la superficie potencial que podrían ocupar. A lo largo de la historia, en especial en el último siglo, los bosques se han visto afectados por la agricultura y la urbanización descontroladas.

A pesar de que la superficie de nuestros bosques está aumentando, su calidad ecológica es aún muy baja. La escasa capacidad de regeneración natural, la fragmentación, la erosión, la proliferación de especies invasoras, las inundaciones y los incendios forestales, hacen de la conservación de los bosques, un objetivo prioritario. Podemos hablar de bosques en peligro de extinción como los encinares, los robledales, y los sabinares canarios, de los que tan sólo quedan entre el 5 y el 15% de su superficie histórica.

Anuncios