Continúa la saga de los alimoches marcados por WWF con la liberación de ‘Triguillo’

Su padre, Trigo, fue presuntamente envenenado en el mes de septiembre

Gracias al trabajo conjunto entre la Junta de Castilla y León y WWF, se ha sacado adelante a un pollo de alimoche que ha sido liberado este lunes en el Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega (Segovia). Esta suelta es especial, ya que se trata del hijo de Trigo, el alimoche que apareció muerto cerca de Segovia hace ya más de un mes, presuntamente envenenado.

WWF lamenta que el veneno sigue amenazando la supervivencia de especies amenazadas, como el alimoche, que están viendo mermada su población por los efectos del veneno. En este sentido, la organización recuerda los resultados de su campaña ‘El viaje del Alimoche’, donde al menos el 40% de los ejemplares marcados por la organización ha muerto envenenado. En España se han contabilizado más de 200 ejemplares muertos por causa del veneno en fincas ganaderas y cotos de caza desde 1990.

En esta ocasión, la buena noticia es la liberación de ‘Triguillo’, el pollo de alimoche rescatado tras caer del nido, después de que su padre ’Trigo’, muriera presuntamente envenenado poco antes de comenzar la migración hacia el sur de Mauritania. Trigo era uno de los alimoches de la población de las Hoces del Riaza en Segovia. Gracias al GPS que llevaba el ave, WWF pudo avisar a los agentes medioambientales del Servicio Territorial y acudir rápidamente al lugar de su muerte cerca de Escalona (Segovia), donde hallaron el cadáver el pasado 5 de septiembre. Según fuentes de la Junta de Castilla y León, tras la necropsia, parece ser que la causa más probable de su muerte fue una intoxicación sobreaguda, aunque la organización continúa a la espera de los resultados de un análisis toxicológico detallado.

Según los expertos, los ejemplares envenenados que se localizan no llegan ni a un 7% del total que mueren por esta causa. Cabe destacar la gran utilidad de los dispositivos de GPS y del seguimiento por satélite de las aves, que permiten conocer cuál es su situación en cada momento e intervenir rápidamente en casos de envenenamiento, como en el caso de Trigo.

WWF recuerda también la muerte de Atlas, el alimoche envenenado en Badajoz en 2010 y la de Duna, en Mauritania en 2011, por causas desconocidas. Estas muertes demuestran que en España el veneno sigue siendo una amenaza muy grave para la conservación de la vida salvaje y en concreto de esta especie amenazada.

Algunas comunidades autónomas, como Andalucía, Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Valencia tienen aprobadas estrategias de lucha contra el veneno, pero aún queda mucho por hacer. Salvo estas cinco CCAA, el resto no han aprobado estrategias ni planes de lucha contra el veneno.

triguillo1
Los alimoches supervivientes

De los cinco alimoches marcados por WWF, sólo dos siguen con vida: Sahel y Vega. Según datos de sus emisores de GPS, ambos han llegado a Mauritania, en África, sanos y salvos después de varias semanas de viaje.

La organización recuerda que los alimoches recorren grandes distancias tanto para alimentarse como durante la migración. Por ello, Laura Moreno, Técnico de Biodiversidad Terrestre de WWF España, señala que: “Las comunidades autónomas deben considerar la lucha contra el veneno como una prioridad, y avanzar sus borradores de estrategias para que, más allá del papel, se apliquen cuanto antes y se pongan en marcha acciones concretas sobre el terreno”.

Anuncios