Ecologistas reclaman a la Junta que no autorice las quemas contra los topillos por inútiles y dañinas

Las organizaciones no gubernamentales Acenva, Ascel, ANP, Ecologistas en Acción, SEO/Birdlife, Secem y WWF España se han dirigido por carta a la consejera de Agricultura y Ganadería de Castilla y León, Silvia Clemente, para pedirle que no se autoricen quemas contra los topillos en los ecosistemas agrícolas de la región, al considerar que son “inútiles” y “dañinas”, y tampoco los envenenamientos.

2013_9_25_tuT8w9XjjZU6S2MQd1vok7

Las organizaciones no gubernamentales Acenva, Ascel, ANP, Ecologistas en Acción, SEO/Birdlife, Secem y WWF España se han dirigido por carta a la consejera de Agricultura y Ganadería de Castilla y León, Silvia Clemente, para pedirle que no se autoricen quemas contra los topillos en los ecosistemas agrícolas de la región, al considerar que son “inútiles” y “dañinas”, y tampoco los envenenamientos.

Las ONG han enviado a la Consejera Silvia Clemente un amplio informe técnico en el que demuestran que el uso del fuego no se recomienda en ningún país para luchar contra el topillo, entre otras razones porque se trata de una especie que vive en galerías subterráneas y no se ve afectada por las quemas, han informado las organizaciones en un comunicado recogido por Europa Press.

En este escrito, proponen diversas técnicas que integran el manejo del hábitat y la lucha biológica, favoreciendo la depredación y recuerdan que estas técnicas ya han sido probadas en distintos países con muy buenos resultados para el control de los roedores.

Según recuerdan las ONG, la propia viceconsejera de Desarrollo Rural, María Jesús Pascual, ha manifestado recientemente que no se puede hablar de plaga de topillos en Castilla y León. Pese a ello, anunció que se autorizarán quemas generalizadas cuando se haya reducido el riesgo de incendio, en octubre.

Para las organizaciones ecologistas, esta medida resulta “completamente incongruente”, pues con la llegada del invierno las poblaciones de topillos bajarán por sí mismas en las escasas zonas donde puedan superar los límites considerados como normales.

PELIGRO DE “DESASTRE AMBIENTAL”

Las ONG han recordado que “con la autorización de las quemas podría repetirse el desastre ambiental ocurrido el año pasado”. Las organizaciones han cuantificado que en 2012, tan solo en Tierra de Campos, ardieron unos 20.000 kilómetros lineales de caminos, cunetas y linderas, lo que equivale a una superficie de unas 8.000 hectáreas de los principales reservorios de biodiversidad de la comarca.

Según estos colectivos, las quemas afectaron a ríos y arroyos, incluyendo por ejemplo más de 60 kilómetros lineales en los sotos del Canal de Castilla, terrenos declarados por la propia Junta de Castilla y León como ZEPA y LIC, protegidos como parte de la Red Natura 2000 de la Unión Europea.

Las quemas, junto con el uso indiscriminado de venenos rodenticidas, “suponen un claro incumplimiento de la condicionalidad de la PAC, con lo que se ponen en peligro importantes ayudas agrarias”.

Representantes de algunas organizaciones agrarias han afirmado que, pese a no haber plaga, las quemas irían destinadas a eliminar malas hierbas u otros problemas de los cultivos, han asegurado las ONG, que han advertido de que “utilizarán los recursos legales disponibles para oponerse a estas medidas, de nula eficacia contra el topillo y alto impacto ambiental, que además atentan contra la normativa europea”.

Por último, los ecologistas han solicitado a la consejera de Agricultura y Ganadería que se les facilite la información científica o técnica que avale las quemas, así como la celebración de una reunión informativa donde se pueda dar respuesta a las dudas planteadas.

Fuente: lainformacion.com

Anuncios